¿ÉPOCA DE CAMBIOS O CAMBIO DE ÉPOCA?

Cambió el modo de contactarnos, de reunirnos y de convocarnos. Cambió la forma de escuchar música y de guiarnos en el tránsito, de educarnos. Cambió el modo de informarnos, de hacernos conocer y de saber quién es el otro.

En muy poco tiempo dejamos de presentarnos con un CV tradicional para ser figuras públicas ante las redes sociales.

Sin ninguna duda, el paradigma del trabajo no es ajeno a este nuevo mundo y también está dando su vuelta de página a pasos agigantados. La brecha entre los que estaban y los que ingresan es cada vez más grande y una catarata de creencias y valores batallan por reacomodarse cada día en cada organización.

LAS PERSONAS DEJARON DE ENTENDER EL TRABAJO COMO UN MERO INTERCAMBIO DE DINERO POR TIEMPO, simplemente entienden que tiene que ser una experiencia enriquecedora para sus vidas.

Muchas compañías se adelantaron y aprovecharon este nuevo concepto.
Otras, lo miran aterradas.

ANTE LA REALIDAD TENEMOS DOS CAMINOS:

o forzamos a que la gente se adapte a la empresa que ya tenemos, con las fricciones y pérdidas de energía que ello represente, o adaptamos la organización a estos nuevos tiempos para que esa energía fluya y logremos un resultado diferente.

Si pretendemos captar a las personas que nos interesan, retenerlas y que aporten su mejor versión, la única alternativa es surfear la ola del nuevo paradigma y convencernos realmente de que NO ESTAMOS ANTE UNA ÉPOCA DE CAMBIOS SINO ANTE UN REVOLUCIONARIO CAMBIO DE ÉPOCA.

Un tiempo en donde debemos entender que LA PERSONA ES LA MISMA DENTRO Y FUERA DE LA EMPRESA.

Y si nos importan las personas y empezamos a decodificar al ser humano, descubrimos una verdad ineludible: que TODOS, ABSOLUTAMENTE TODOS LOS SERES HUMANOS, BUSCAMOS SER FELICES.

Si esto es así,
¿PORQUÉ NO DISEÑAR NUESTRAS COMPAÑÍAS PARA QUE ESTO OCURRA?

¿Por qué no enfocar nuestras energías en que las personas de nuestra empresa sientan que nos preocupamos por sus necesidades?

¿Cómo serían los resultados si nuestro equipo de trabajo se enamorara de sus objetivos y sintiera plenitud al realizarlos? ¿Cómo sería el famoso clima laboral que tanto desvela a las áreas de Recursos Humanos?

EN ESTA NUEVA ÉPOCA YA NO ALCANZA CON QUE NUESTRA EMPRESA SEA UN GRAN LUGAR PARA TRABAJAR.

NECESITAMOS CONVERTIRLA EN UN LUGAR FLIX.